jueves, 3 de enero de 2013

 

2013 prediccionA
Los Argentinos comenzamos un nuevo año con muchas ansias de cambios, de crecimiento económico y sobre todo de mucha paz, comunicación sin doble mensajes y con más seguridad para todos.
Durante este año la Argentina transitará un Año Emocional (2) el cual la vibración numérica marcará la dualidad, la ambivalencia y la división del poder y de las necesidades que tiene este pueblo haciendo que unos contra otros confronten en la búsqueda de la verdad y la razón, sólo para saciar al Ego Argentino. Los sentimientos serán encontrados, confusos, contradictorios y hasta algunos, falsos.
La sensibilidad y la emotividad estarán a flor de piel en nosotros, como el agua que recorre nuestro cuerpo. Estaremos agitados e irritados con el otro, intolerantes con nosotros mismos que repercutirá en los otros de forma tempestiva y fuerte.
Estas conductas las marca la energía de la Luna, planeta regente del número (2), para la Numerología. Dicha energía lunar volverá a muchos "lunáticos”, por dar una definición, en muchos aspectos sacando a la luz las sombras que tenemos; como pueblo que somos. Muchos podrán atravesar y sanar las sombras del inconsciente colectivo, y otros en cambio, serán tapados y envueltos por ellas sin saber qué hacer y cómo salir.

La atmósfera social será intensa y fuerte al mismo tiempo, necesitaremos bajar la revoluciones con nosotros mismos para “devorarnos” al de al lado, que no tendrá la culpa de nuestro malestar. Además, nos sentiremos perdidos en el camino, con incertidumbre sin saber que pasará con el país y con nuestras vidas personales y colectivas inconclusas. Es parte de la energía lunar que nos aspectará durante todo el año 2013, lo cual es importante conocer estos estados emocionales que vivenciarémos para poder regularlos de forma consciente y responsable, sin justificarnos por la emoción. Posicionarnos en nuestro centro para decidir y accionar de una forma más armoniosa en sociedad.

Es un año de elecciones para diputados y senadores, la Argentina recibirá nuevos políticos o personajes a ocupar la banca que merecen tener y otros se marcharán con la cabeza baja, posiblemente por un mal desempeño. Las elecciones de este año piden definiciones de candidatos y que se jueguen por su propio país, para eso, veremos qué tipos de alianzas y acuerdos harán entre ellos para alcanzar esos votos tan indecisos, que los ciudadanos sentirán en ese día electoral.
Por otro lado, esta energía numérica sí favorece de forma positiva para las asociaciones comerciales, sociales, políticas y empresariales que tengan un objetivo claro, contundente y transparente. Serán beneficiadas por este número, que posiblemente, puedan llegar victoriosas a buen puerto.
Es un número que representa la unión y la cooperación en cualquier ámbito, esto es de mucha importancia para que podamos sentirnos unidos, trabajar en equipo y aunar los criterios tan dispares, que hubieron en el año pasado y que generaron una gran división en la sociedad argentina.

Considero que un pueblo en unión y en cooperación puede hacer mucho más que cualquier gobierno existente, porque el pueblo es quien tiene el verdadero poder de construir lo que desea y de destruir lo que ya no le sirve y le hace daño.
Las ONGs, las asociaciones sin fines de lucro, las cooperativas y otras más, podrán desarrollar grandes proyectos y alcanzar importantes resultados durante este ciclo, muchas de ellas alcanzando el reconocimiento nacional por el trabajo realizado.
Será un año para “ayudar en comunidad” y dejar la queja de lado para que todos podamos generar lo que nos hace falta, sin esperar ni depender de los políticos.
Sin embargo, es posible que seamos testigos de algún nuevo escándalo político en relación a las “asociaciones ilícitas” que intenten hacer para alcanzar más poder y posicionamiento.

Ahora analicemos el Año Personal de esta maravillosa tierra y nación en la cual vivimos, su vibración numérica que lleva en este ciclo es un 22/4, una Energía Maestra la cual permite que inicie un importante crecimiento económico, a través de la producción, el campo, la exportación y el desarrollo de las nuevas tecnologías con la posibilidad de que sean exportadas. Es una energía por excelencia para aumentar las reservas de dinero, hacer inversiones, compras o ventas, crear nuevos puestos de trabajo, y fomentar el consumo para el crecimiento de la economía nacional.
También los argentinos tenemos que apostar a nuestros trabajos, profesiones, proyectos porque durante este año cobrarán fuerza y empuje de crecimiento, tener fe que podemos concretar y alcanzar el éxito profesional anhelado, como así también la consolidación de nuestra nación como una tierra rica, imponente y con miras de un futuro seguro y próspero.

Además la Argentina tiene oportunidades de hacer un cambio con relación a lo político y económico para que nuevos paradigmas surjan durante este año, con ruido, para que en el tiempo éstos se consoliden y desplacen a los viejos ya establecidos, acompañados también de importantes personajes políticos…
Algunos “viejos personajes” reaparecerán con la intensión de querer reparar lo que ellos dañaron años atrás, con un discurso poco convincente que quedará en la nada misma. Claro, buscando las oportunidades del momento para volver a los sillones privilegiados del Congreso y Senado.
Pero esta vibración Maestra es para unos pocos que beneficia y muchos otros quedarán suspendidos en el aire como una estela de humo de avión.

Utilicemos todos este número para hacer crecer nuestro país con nuestras propias manos, inteligencia, creatividad y dedicación para que salgamos adelante sin esperar nada de nadie. Porque es una energía líder e independiente que no necesita de nadie para avanzar, lo hace por sí sola y muy bien. Somos un pueblo dependiente, demandante, quejoso y poco comprometido con nuestros conflictos, esto son rasgos típicos generacionales y culturales de muchos años atrás.

La presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, observamos que en su numerología anual 2013 presenta una vibración (9) como Año Personal y como Año Emocional. Dicho valor es regido por el planeta Marte el cual describe que su tránsito durante este período será de mucha energía guerrera, masculina, combativa y tensa que puede desestabilizarla física y mentalmente si no logra encausarla de manera correcta. Porque es el mismo valor repetido lo cual hace que se magnifique la energía en ella y logre debilitarla por la fuerza que porta este número.
Le traza un camino anual donde deberá definir, cerrar, tomar grandes decisiones y definiciones, como mandataria de los argentinos. Bajo situaciones de presión y sin otras alternativas, tal vez, poniendo en riesgo su puesto y su imagen. Podrá sentir la sensación de estar entre la espada y la pared de forma recurrente, esto podrá desgastar su salud y su energía vital durante este ciclo.
Deberá estar cuidadosa de posibles accidentes e imprevistos porque posee una marcada tendencia.

Los impulsos, la ira y el estado de nerviosismo estarán presente en ella provocándole posibles anemias, trastornos musculares, perturbaciones psíquicas por la tensión y el stress, infecciones, trastornos hepáticos y digestivos varios si descuida su alimentación y si cae en excesos alimentarios, nocivos durante este año 2013.

Las traiciones y las mentiras estarán presente bajo este valor numérico, que es posible que observe dentro de su círculo político y esto la debilite de manera fuerte en su salud. Es importante que cuide y atienda su salud física y mental, porque las recaídas estarán presentes y pueden prolongarse en el tiempo para su recuperación.

Las vibraciones numéricas del país y de la presidenta no son compatibles y afines para que pueda agrupar e integrar durante su trabajo en esta etapa, deberá trabajar mucho su aspecto interno de sensibilidad para que pueda equilibrar la numerología del país y de ella, en lo personal.

Como conclusión de estos mensajes y análisis numerológicos, es importante que trabajemos todos juntos y unidos por nuestra tierra, por nuestro crecimiento y por nuestra libertad. Que todos usemos nuestras manos para construir la nación que soñamos y deseamos tener, sin esperar la respuesta o la aprobación de los políticos. Porque ellos sólo mirarán sus propias necesidades, dominados por la ambición y la codicia desmedida que poseen.
Si la unión hace a la fuerza, ¿Qué esperamos que no salimos por nuestros propios medios a hacer el país que pedimos que hagan? Empezó una Nueva Era, entonces hagamos apertura de nuestra conciencia y comencemos por donde se hace falta. La ayuda, la solidaridad, la cooperación y la sensibilidad son los pilares de este año 2013, utilicemos estos pilares para construir la “tierra profética” que marcan varias profecías a nuestra región. Porque la inmigración regresa y esta vez es con todo… No tendremos tiempo para la queja y la espera de soluciones.

 

Alejandro R. Beato
Numerólogo
Maestro en Registros Akáshicos
Maestro en Reiki Usui
Maestro de Aqualead