jueves, 3 de enero de 2013

 

2013 prediccionA
Comenzamos un nuevo año, un nuevo ciclo y también, una nueva Era, si, la Era de Acuario, período que durará aproximadamente 25.000 años más hasta que se produzca otro cambio de era. Comenzó el año 2013 tan ansiado por muchos y tan temido por otros que decían que llegaría el fin del mundo y el fin de la humanidad, distorsionando las Profecías Mayas que sólo mencionaron “un cambio de era y de consciencia” en el hombre. Lo cual es muy distinto decir el fin del mundo dando un mensaje negativo para aquellos que se sugestionaron.

Todos los años, quienes siguen las predicciones numerológicas, realizo un desarrollo y análisis de las energías numéricas del año, explicando los aspectos positivos y negativos que tiene un nuevo ciclo, un nuevo año en la cual desarrollo a través de Numerología, ciencia milenaria y exacta, que analiza las fuerzas, las energías y las incidencias que tienen los números en el Universo y en nuestras vidas. Los números no son simples dígitos o valores matemáticos, como los conocemos, si no que son energías y se expresan como tales condicionando, marcando y modificando la energía establecida para que otra la desplace y la nueva se encauce; desencadenando acontecimientos necesarios para continuar en la evolución.
Además, utilizo el Tarot Egipcio, al cual respeto y consulto siempre, su simbología arquetípica y los mensajes que tienen esas preciadas láminas de oro, como así fue creado en los comienzos del Antiguo Egipto. Los Arcanos Mayores y Menores tienen mucho para decirnos, explicarnos y también, nos orientan hacia qué camino seguir. Ellos contienen y albergan toda una sabiduría ancestral la cual muchos ignoran y subestiman, pensando que sólo son dibujos que no se entienden. Pero sólo entiende el Mago, aquel que tiene el don y maneja el arte de la adivinación, a través de la energía que emanan las cartas. Así lo hacían hace muchos siglos atrás en el Antiguo Egipto y en muchas otras culturas, era un arte y un ritual sagrado, para ellos. Es una “Magia Sagrada y Develadora”, así la llamo y tiene que ser usada de buena fe y de buen corazón, para no lastimar ni dañar a nadie.

Ahora bien, empecemos este viaje y recorrido místico a través de los números para que vayamos descubriendo y comprendiendo juntos qué energías estarán presentes durante este 2013 para toda la humanidad y qué es lo que necesitamos trabajar y modificar conscientemente todos.
El año 2013 es y será un año muy intenso, fuerte, revolucionario, amoroso y afectivo, caótico para otros, de gran crecimiento, aprendizaje y de sanación para muchos otros. Este año, si sumamos los números que componen el año (2+0+1+3) nos da como resultado un 6, lo cual es correcto. Pero si ahora, el mismo año, lo divido en dos partes, así 20+13, esto da como resultado final 33, lo cual también es correcto el cálculo.
Pero para los Numerólogos, sabemos que éste último valor es una Energía Maestra considerada para esta ciencia. Ahora bien, el resultado es 33, porque si sumo 3+3=6, como dio en la anterior suma del año y es correcta. La Numerología agrupa determinados grupos de valores, entre ellos se encuentra el 33/6 considerado, como dije anteriormente, un Número Maestro y el más elevado, entre otros más.

Resumiendo, decimos que este año 2013 la energía predominante y regente, para todo este año calendario, es y será una vibración maestra 33/6 para toda la humanidad. Pero, ¿Qué quiere decir energía maestra? ¿Por qué un número tan importante nos toca vivir en este nuevo ciclo? Porque llegó para anclarse y quedarse en nosotros mismo durante toda la Nueva Era.
El número 33/6 representa para todos nosotros la Energía Crística o la Energía de Cristo que desciende durante este período, 2013, y que continuará durante toda la Nueva Era por 25.000 años. Esta Energía Crística llega en estos tiempos para que despierte, sane y active el Amor Incondicional en nuestros corazones y que nos conectemos con nuestra alma individual junto con el Alma Universal o Energía Crística que es la fuente de alimento y de nacimiento de nuestro Ser. Allí fuimos creados y allí volveremos cuando dejemos la Rueda del Samsara y nos elevemos trascendiendo nuestro karma y nuestras sombras generadas por nosotros mismos.

Esta manifestación de la Energía Crística tiene mucha relación con la segunda venida de Cristo a la Tierra, como es anunciada por la Biblia y las sagradas escrituras de otras religiones también. Este regreso de Cristo estaría relacionado con esta manifestación de la energía pero en otro plano dimensional que tiene que ver con la conexión y expansión de nuestro Chakra Cardíaco, sede de nuestro corazón y de nuestros afectos vinculados al Amor Sagrado. Es por eso, que estos tiempos hubieron varias apariciones de la Madre María derramando lágrimas de sangre de sus ojos y los mensajes que hablan de la conexión con su hijo, Jesús, y con ella misma. Que pide que nos liberemos del odio y del rencor que todavía existen en nuestros corazones, de la “división” creada por nuestra mente y ego que reclama, todavía, por su poder de control y dominación de lo material a cualquier precio.

Los corazones necesitan y deben ser sanados por nosotros mismos para que el verdadero Amor Incondicional llegue, se ancle y se ilumine como un sol en nuestro pecho irradiando toda esa energía amorosa hacia el exterior y contagiar a los demás corazones para que hagan lo mismo; como efecto en cadena de forma infinita.
Será un año donde sentiremos la “añoranza de pertenecer” a un plano superior donde alguna vez estuvimos, porque es nuestro lugar de nacimiento, nuestra casa. Para lo cual, necesitaremos refugiarnos de forma permanente en nuestro interior, en nuestro silencio y estado de paz para poder sentir y vibrar en esa sintonía de energía tan impactante pero tan amorosa.
Creo y considero que esta Nueva Era llegó para que volvamos a ser lo que eramos y recordar nuestro origen como humanidad, como raza y como seres únicos que somos. Claro, recién empieza esta Era, es el primer año de 25.000 y será un proceso largo, intenso, transformador y duradero en el tiempo y en el espacio que la raza humana tendrá que llevar a cabo en su evolución. No será fácil debido a que el hombre necesitará renunciar, soltar y sanar su odio, bronca, resentimientos y sus estados primarios, que aún llevan dentro de sí, para poder sentir y llenar su corazón de la nueva energía que se nos entrega. Durante esa transición, muchos corazones “se infartarán” porque no estarán a la misma frecuencia de energía amorosa que recibirán, tal vez, porque sea porque no tengan que formar parte de este plan cósmico o porque su evolución necesita ser en otros planetas o dimensiones, ignoradas por nosotros.

Es un año donde necesitamos pararnos y vivirnos desde el “amor puro e incondicional” empezando con nosotros mismo y luego con el otro. Primero necesito aprender a amarme, a conocerme y estar en paz conmigo mismo. Para luego recién, poder amar al otro y darle el lugar que se merece en mi vida. Ya no será, en estos tiempos, saludable buscar al “otro” para poder llenar y tapar mis grandes carencias y vacios afectivos que arrastro durante años intentando “ser felíz”. Llegó el tiempo donde al corazón se le caerán los “velos del amor” que falsamente construí y armé en mi vida. Me daré cuenta que no amé a quien dije y juré haber amado, me daré cuenta que viví un tiempo de mi vida con personas que no dijeron que me querían y que jamás me apreciaron. Y así en diferentes áreas de la vida nos daremos cuenta que lo que fue no era lo que creí que fue.
Nuestros corazones se sincerarán por sí solos y eso se trasladará a las relaciones que tenemos, donde la transparencia del corazón nos hará ver lo que nunca quisimos ver en el fondo y en la profundidad, por ser grandes negadores de la vida, expertos hemos sido… Ahora es momento de hacernos cargo de los “castillos de arena” que construimos porque es tiempo que se esfume con el viento y el agua, elementos presentes en el 2013.

Por otro lado, analicemos la cifra 2013 desde el Tarot Egipcio, para saber cuál es la simbología que nos marcará. Este año es impar, por el 3 que ubicado en el último lugar, como unidad lo cual nos marca que será un año con una energía activa y masculina, impulsora para que accione con la fuerza que la “Energía Crística” necesita para golpear y sanar los corazones enfermos de las personas. Será una energía amorosa pero activa, fuerte, para que liberemos los viejos y negativos sentimientos que están alojados en nuestro interior. Serán removidos, arrancados y exorcizados los corazones para que sean libres y puedan latir en la energía de la nueva era. Algunos alcanzarán este proceso de sanación y otros, tal vez, se queden en el camino y tendrán la posibilidad de hacerlo en otra vida lejos del planeta.
Esta cifra voy a dividirla en dos partes, como lo hice anteriormente, 20 y 13. La última cifra, 13, representa como Arcanos Mayor del Tarot Egipcio, La Inmortalidad o La Muerte. Esta lámina egipcia simboliza el fin de un período o ciclo, la culminación de energías, situaciones y vivencias que venimos trayendo de tiempo atrás, porque llegaron a su fin. Un fin que, al mismo tiempo, tiene un nuevo Re-Nacimiento, un nuevo comienzo distinto y diferente al anterior ciclo lo cual, este doble dígito, determinará que durante este 2013 nos sumergiremos en lo más profundo de nuestros corazones con el fin de revolver, quitar y sanar los sentimientos más oscuros y negativos de nuestros corazones, para liberarnos, vaciarnos y llenarnos con la nueva energía que se nos da. Los “corazones morirán y renacerán de forma masiva”, el Amor como energía se ocupará de sacar lo que le hace mal a él para que pueda habitarlo de forma armoniosa, placentera e iluminarlo como una estrella, luego de tantos siglos de oscuridad y pasiones bajas allí alojadas.

El doble dígito, 20, representa en los Arcanos Mayores, La Resurrección. Como expliqué en mis predicciones anteriores, simboliza los cambios y las nuevas manifestaciones, el resurgir de nuestras propias cenizas, simbolizada por el Ave Fenix. Que al comenzar el nuevo milenio, 2000, comenzamos con estas muertes y resurrecciones en muchos planos de la vida, si hacemos memoria y miramos nuestro pasado. Cambios, crisis, separaciones, fallecimientos, banca rota, traiciones, accidentes, necesidades nuevas que pedían a gritos salir y expresarse libremente.
El resultado final de esta sumatoria, 20 + 13= 33 representa como Arcanos Menor, La Alianza. Esta carta nos habla de la propia realización a través de la asociación en el amor, también el matrimonio. Es la manifestación del Amor maduro, que alcanzó un crecimiento y una comprensión, que sólo se siente desde el cardíaco y que la razón no comprende y no encuentra palabras para definir ese estado sublime.
Este es el estado que la humanidad necesita desarrollar y alcanzar a partir de este año y por miles de años más, será un proceso lento, movilizante, caótico para muchos, y de mucha sinceridad con nosotros mismos. Las máscaras y caretas que usamos en este “Carnaval de Venecia” que hemos vivido, para mostrar y aparentar lo que nunca fuimos y tuvimos, dejarán de existir y se nos arrancarán como una ráfaga de viento de manera imprevista. dejándonos desnudos sin nada para tapar nuestras “zonas erróneas”. Mostraremos lo que realmente somos a la vista de todos, sin saber que decir…paralizados!.

Los “Egos” serán sacudidos y tironeados por esta energía divina, celestial, que desciende desde el “Corazón” de la Galaxia para que seamos quienes somos, de forma auténtica y verdadera. Se resistirá como un animal enjaulado pero frenético, violento y resistente a su muerte. Esto lo sentiremos dentro de nosotros mismos, en nuestra mente, psiquis. La cabeza la sentiremos que nos explota de tantos pensamientos compulsivos y recurrentes, recuerdos traumáticos del pasado, porque llegó la hora del “desquicio mental” para que una nueva Consciencia de Amor nazca en nosotros y se aloje en ella. Muchos ya están convulsionados con esta crisis y otros empezarán de forma agitada. Pero es parte de una nuestra sanación y crecimiento, no hay que temer, sino que aceptar lo que somos y lo que vivimos. Para después buscar ayuda y refugio en aquellas personas o disciplinas alternativas que nos permitan sentir alivio, paz y equilibrar nuestra maravillosa energía vital. Pero claro, al Ego y al Orgullo no les copa pedir ayuda…En que trampa le tocó estar metido! Ay!.

Es un año donde creceremos y evolucionaremos como si estuviéramos en un Airbus 380 viajando a gran velocidad, muchos en clase turística y otros pocos en primera clase, de acuerdo al merecimiento alcanzado por nuestro trabajo interno. Ah, y otros tantos estarán en la bodega del avión padeciendo de las malas condiciones del vuelo y sin derecho a reclamo a la aerolínea. Cada cual estará en el lugar, espacio y tiempo que le merece tener por haber ignorado las señales previas que recibieron en su destino.
Necesitamos fundirnos y entregarnos a esta energía de amor para alimentar nuestro espíritu y nutrir nuestra alma. Buscar las herramientas, el conocimiento y la ayuda que necesitamos para crecer, aprender y lograr la paz en nuestro corazón.
Ese será el objetivo que debemos desarrollar de forma consciente y con mucha sinceridad.

La salud durante este 2013 estará relacionada con la energía de Venus, planeta regente del número 6, para la Numerología Pitagórica. Debemos hacer cuidado y atención del estado de nuestro riñones, las vías urinarias y las enfermedades venéreas, donde estará comprometida nuestra sangre y venas, y algunas arterias también. Como verán, es la energía del amor, que rige y regula el corazón. Este bombea la sangre a todo el cuerpo, alimento sagrado y vital para vivir. Es ahí donde manifestaremos “síntomas clínicos” que son y tienen significancia con nuestro proceso de purificación y de limpieza del cuerpo.
Por otro lado, los problemas pulmonares y los nervios también están regidos por esta vibración numérica. Es importante hacer Prevención Primaria y consultar siempre al médico para descartar cualquier síntoma que se traslade en enfermedad en el tiempo.
La dieta sana, practicar el ayuno de forma ocasional o saltearse alguna comida, evitar la ingesta de bebidas muy frías o con hielo. La comida deberá ser caliente, ligera y seca, con especias calientes. En lo posible, evitar el consumo en exceso de lácteos, café, tabaco y alimentos astringentes. Se sugiere purificar el aparato digestivo una vez al mes bebiendo agua de limón o limonada natural, no envasada. Las sesiones de masajes serán convenientes tomarlas con regularidad, ya sea seco o con aceite de mostaza.
Desde la Ayurveda, estamos bajo una energía o tipología de personalidad Kapha, quienes conocen esta medicina natural sabrán que cuidados debemos tomar.
Necesitaremos estar presente con nuestro cuerpo, sin descuidarlo y atenderlo cuando lo necesite. Los cuidados estéticos deberán ser hábitos diarios, como cuando nos lavamos los dientes diariamente, si queremos gozar de buena salud.

El romance y el amor estarán a flor de piel, porque viviremos estados románticos o de enamoramiento permanente, y deberemos discernir si es un verdadero amor o sólo un estado transitorio con la persona que estaremos.
La imaginación y la idealización con el otro serán proyecciones como cohetes en el aire, donde lo pondré en pedestales dorados con incrustaciones de diamantes y luego, se esfumará o se caerá tan rápido como lo soñé. Aprender a amar desde el corazón será un aprendizaje lento y profundo, porque el Ego se infiltrará intentando dominar la situación y las necesidades personales.

El planeta transitará por manifestaciones naturales de cambio, de sanación y de limpieza planetaria, así lo como lo hará el hombre. Gaia vibrará bajo esta vibración amorosa desencadenando sus cuatro elementos que equilibran el ciclo natural de la tierra. Pero estarán presentes este año los elementos Agua y Aire que actuarán sobre nosotros, sobre nuestras emociones que saldrán como chorros de agua para vaciarnos. Será un año altamente emocional y mental de mucho movimiento, limpieza, liberación y transformación interna.

Es aconsejable que lo transitemos en paz, con calma y evitando las confrontaciones innecesarias, alejarnos de aquellas personas que nos hacen daño o que deje de sentir empatía y aprecio. Tomar distancia de la violencia, agresión verbal y de la locura ajena para no ser contaminados y dominados por esa sombra, que estará muy presente y fuerte en este ciclo.
Buscar herramientas, actividades y estudios que nos enriquezca espiritual y emocionalmente a cada uno para lograr el autoconocimiento que necesitamos hacer. Como dije anteriormente, apoyarnos en la sinceridad y en la verdad para alcanzar un trabajo verdadero y puro.
Crear y armar círculos con amigos o personas afines a mis necesidades y gustos, donde reine la armonía, la paz y el amor. También esto trasladarlo a la familia, en la medida de las posibilidades, y también a nuestra casa. Es un año para darle un “refresh” en la decoración, pintura y muebles, cambiar las objetos de lugar y hacer nuestro nuevo espacio para un año donde la armonía y el amor debe primar por sobre todas las cosas. Empecemos por casa si queremos el cambio o cambiar nuestras vidas…

Vivamos un año a pleno amor, en conexión con la Energía Crística que llegó para quedarse y para nosotros. Sintamos, también, la energía de la Madre María que nos pide que nos conectemos con su compasión, misericordia y amor incondicional que tiene para darle a sus hijos. Visitémosla en su casa, recemos a ella pidiendo que nos ayude a sanar los corazones y abrirlos a su luz divina del Espíritu Santo. Ella estará feliz y alegre al saber que acudimos a ella. Hagamos un lugar en nuestras casas para homenajearla e invocarla con rosas rojas, vela blanca, un vaso de agua y la imagen de ella, que nos acompañará durante este año.
Recemos, oremos, meditemos, estemos en silencio y hagamos una mirada introspectiva para examinarnos y reencontrarnos con nuestra esencia, esto será lo que nos mantendrá en equilibrio y en paz durante el tránsito del mencionado período.

 

Alejandro R. Beato
Numerólogo
Maestro en Registros Akáshicos
Maestro en Reiki Usui
Maestro de Aqualead